ESTRATEGIAS DE LOS ALUMNOS PARA RESPONDER AL ACOSO ESCOLAR


Ilustración: Aurelie Blardquintard Les filles


Según publicó la revista online SINC (www.agenciasinc.es) el 30 de agosto de 2011, un estudio llevado a cabo por La Universidad de Illinois y el Instituto nacional de Salud Mental de EE.UU., se ha cuestionado cómo responden las víctimas al bullying y qué consecuencias tiene cada reacción. Saber cómo se comporta el alumnado frente al acoso, puede ayudar a reducir las consecuencias negativas del mismo.


Los datos de esta investigación se han obtenido a partir de varios cuestionarios distribuidos a 373 alumnos de segundo de primaria y a sus profesores. La mitad de estos niños y niñas, afirmó haber sido objeto de burlas, rumores, intimidación física o agresiones más graves, al menos durante algún tiempo.


Se investigaron tres tipos de respuestas frente el acoso, que reflejan la tendencia de los niños y las niñas a centrarse en desarrollar sus habilidades, en demostrar sus competencias para mejorar su status en el grupo o en intentar evitar los juicios negativos de sus compañeros.
Los que optan por desarrollar sus relaciones, desean aprender a hacer amigos.
A los segundos les interesa más demostrar lo que valen, quieren ser "guays" y caerles bien a los demás niños y niñas. Y por último, algunos prefieren pasar desapercibidos e intentan no quedar en ridículo.


Según se publica en el estudio, los que prefirieron potenciar sus relaciones de amistad consiguieron una percepción más positiva sobre sí mismos y fueron más propensos a colaborar para solucionar el conflicto, pedir consejo al profesor o buscar apoyo emocional. Las niñas eligieron esta respuesta, más que los niños.


Con respecto a los alumnos que querían ser "guays" o competitivos, reaccionaron con mayor probabilidad contraatacando y fue más frecuente que tuviesen una percepción más negativa de sus compañeros.


Por último, los que querían evitar juicios perjudiciales, manifestaron mucha menor tendencia a contraatacar al acosador o acosadora, mostraron un comportamiento pasivo e hicieron caso omiso a lo sucedido. Según los autores del estudio, entre los que se encuentra Karen Rudolph, profesora de psicología y directora de la investigación, esta estrategia puede resultar útil en algunas circunstancias, pero una respuesta pasiva también puede aumentar la predisposición del agresor a endurecer el acoso.


Respecto a las razones por las que cada alumno escoge una u otra forma de responder a sus agresores, los autores afirman que, las reacciones son fruto de la combinación de los factores temperamentales de los niños, junto con las diferencias biológicas y las experiencias vividas.










LA IMPORTANCIA DE LA FAMILIA, EL PROFESORADO Y LOS IGUALES EN EL APOYO A LAS VÍCTIMAS DE ACOSO ESCOLAR

María Jesús Cava

Universidad de Valencia



Actualmente existe una clara conciencia en la sociedad sobre la existencia de la problemática del acoso escolar y sobre las graves consecuencias que tiene para la víctima. En las últimas décadas, se han desarrollado en España investigaciones y estudios a escala nacional sobre su incidencia, constatándose la influencia negativa que el acoso escolar tiene en la autoestima, el ánimo depresivo y los sentimientos de soledad de las víctimas. Las consecuencias negativas de este daño intencionado y reiterado que la víctima sufre por parte de algunos de sus compañeros, se producen tanto si el acoso sufrido es de tipo físico, como verbal o relacional. El mayor conocimiento y preocupación existentes ha conllevado también, el desarrollo de diversos programas de intervención desarrollados en contextos escolares y dirigidos a disminuir y prevenir estas situaciones. Muchos de estos programas se han dirigido a potenciar la integración social del alumnado en el centro y a mejorar sus relaciones con compañeros y profesores.



La mayor parte de estos programas asumen que la familia, el profesorado y los iguales son elementos clave tanto para la prevención del acoso escolar como para la intervención en los casos ya detectados. No obstante, y a pesar de reconocerse su importancia, son escasos los estudios en los que se haya analizado de un modo específico el papel que la calidad de las relaciones sociales de la víctima con sus profesores, padres e iguales puede tener en su mejor afrontamiento de la situación vivida. Si bien disponemos de estudios que constatan la relación existente entre el apoyo social disponible en el entorno más próximo y el bienestar psicosocial de adolescente, la importancia de este entorno social en relación con un mayor o menor efecto del acoso escolar en los adolescentes apenas ha sido analizado. En este sentido, este estudio se planteó con la finalidad de conocer en mayor medida cómo la calidad de estas relaciones puede influir en el ajuste psicológico de las víctimas de acoso escolar.


Más específicamente, el objetivo de este trabajo fue analizar las diferencias en ajuste psicológico en adolescentes víctimas de acoso escolar en función de la calidad de sus relaciones con las personas más significativas de su entorno social (padres, profesores y grupo de iguales). Para ello, se analizaron cuatro indicadores de ajuste (autoestima, ánimo depresivo, percepción de estrés y sentimientos de soledad) en función de la calidad de la comunicación con el padre y con la madre, el grado de ayuda que el alumno-víctima percibe del profesor y su nivel de identificación con su grupo de iguales. Estos análisis se realizaron con alumnos víctimas de acoso escolar de tipo verbal, de tipo físico y de tipo relacional.


Los resultados obtenidos apoyan claramente la importancia que el entorno social más próximo tiene en el ajuste psicológico de la víctima. En concreto, estos resultados indican que los alumnos víctimas de acoso escolar, sea éste verbal, físico o relacional, que tienen una mejor comunicación con sus padres, perciben mayor grado de ayuda de sus profesores y muestran una mayor integración en su grupo de iguales, presentan mejor ajuste que las víctimas de acoso que no cuentan con estos recursos. Un resultado interesante de este estudio es la importancia que la calidad de la comunicación con el padre tiene para las víctimas de acoso escolar. Aunque no es frecuente analizar por separado la calidad de la comunicación con cada uno de los padres, en estudios previos se ha constatado también la mayor influencia que la calidad de la comunicación con el padre tiene en el ajuste psicosocial del adolescente. En el caso de las víctimas de acoso escolar, sea de tipo verbal, físico o relacional, una buena comunicación con la madre y con el padre se relacionan con un mejor ajuste psicológico de la víctima.


En cuanto a la ayuda percibida del profesor, y aunque se trata de una importante fuente de apoyo en todos los tipos de acoso, mostrando relaciones significativas con los cuatro indicadores de ajuste, su importancia parece especialmente relevante en los casos de acoso verbal y relacional. Una posible explicación a este resultado podría estar relacionada con los lugares en los que habitualmente se producen este tipo de agresiones: más frecuentes en el aula en el caso del acoso verbal y relacional. Las víctimas de agresiones verbales y relacionales, cometidas en mayor medida en presencia del profesor, podrían esperar en mayor grado la implicación y el apoyo del profesor ante estas situaciones. Estos resultados respaldarían la importancia que en la mayor parte de los programas de intervención contra el acoso escolar se concede al conocimiento del profesorado de todos los tipos de acoso y maltrato entre iguales, su rechazo hacia todas sus formas y su implicación activa ante el mismo mostrando claramente su apoyo a la víctima.


Por último, los resultados de este estudio resaltan también la importancia del grupo de iguales, mostrando mejor ajuste psicológico las víctimas de acoso que manifiestan mayor identificación con su grupo de iguales. En este sentido, parece probable que las víctimas de acoso escolar que se encuentran más identificadas con su grupo de iguales cuenten en mayor medida con su apoyo ante la situación sufrida.


Este estudio resalta, en definitiva, la importancia del entorno social en el ajuste psicológico de las víctimas de acoso escolar, y supone además un importante respaldo a las intervenciones dirigidas a potenciar la integración social de todo el alumnado y a mejorar la calidad de sus relaciones tanto en el contexto escolar como familiar.


El artículo original puede consultarse en la revista Psychosocial Intervention – Intervención Psicosocial: Cava, M.J. (2011). Familia, profesorado e iguales: Claves para el apoyo a las víctimas de acoso escolar. Psychosocial Intervention, 20(2), 183-192.



Fuente Infocop





www.sendabide.com
Contacto: info@sendabide.com

Blog sobre postadopción:

Adopción familiar. Adopción internacional y nacional. Psicología. Terapia familiar y de pareja. Psicoterapia.



Bilbao