CLAUDIO NARANJO; NOS HEMOS DESCONECTADO DE LA VERDAD


Claudio Naranjo (Valparaíso, Chile, 1932), destacado representante de la tradición de médicos humanistas, ha expuesto sus últimos pensamientos sobre la raíz profunda de los males que afligen al mundo en una serie de conferencias que ha dado esta semana en España.
En todas ellas ha habido que colgar el cartel de ‘no hay billetes’. Doctor en medicina, psiquiatra y autor de más de veinte libros, Claudio Naranjo, que también estudio música, ha profundizado en distintos campos del saber tales como la psicología, la filosofía, la sociología, la antropología y la pedagogía.
Sucesor de Fritz Perls, padre de la terapia Gestalt, ha creado el programa SAT de desarrollo personal y profesional a través del autoconocimiento, inicialmente pensado para psicoterapeutas, luego extendido a educadores y recientemente al mundo de la empresa.

Gran parte de la labor del doctor Naranjo se ha volcado en propagar un modelo educativo para el desarrollo del pleno potencial del ser humano. En su libro Cambiar la educación para cambiar el mundo enfatiza que la clave para transformar el mundo (“no voy a hablar de lo mal que está el mundo porque es una obviedad. El mal lo llevamos dentro”, nos dice) está en un cambio profundo en la educación. Este convencimiento le lleva a decir, parafraseando a H. G. Wells, que “el futuro es una carrera entre la transformación de la educación y la catástrofe”.

Pese a que parece que hemos elegido la catástrofe, Claudio Naranjo sigue trabajando incansablemente en pos de una educación que respete al ser humano en su totalidad. “A veces digo que me siento como una hormiga en una inundación. No paran las hormigas, no hacen caso de si la situación invita al optimismo o al pesimismo. Hay que actuar, hay que hacer lo que se puede y mientras se puede; así me he sentido durante años. Estoy llegando a un momento en que lo que pensaba que iba a durar para siempre quizás esté tocando a su fin, porque estoy sintiendo que las cosas que tengo que decir las he dicho, que las puertas a las que debía golpear las he golpeado, que tengo muchos seguidores y que ahora les toca a otros. Tengo muchas tareas por cumplir. Tengo nueve libros a medio escribir y no sé si me quedan nueve años de vida”.

Exaltamos la competitividad y desatendemos el desarrollo humano

Los responsables políticos al hablar de educación mencionan la disciplina, los conocimientos académicos, la excelencia, la competencia o la autoridad del profesor, "pero nadie habla de desarrollo humano, de ayudar a las personas a que sean lo que pueden ser, de ayudarles a crecer. Se habla de la educación emocional reduciéndola al reconocimiento de las emociones básicas sin abordar el desarrollo afectivo superior. También se habla de valores, pero en son de prédica, y los valores no se encarnan a través de prédicas sino mediante una transformación en que se deja atrás el ego personal, el mundo pasional; a medida que uno se va acercando a la sabiduría. No creo que la educación vaya bien encaminada, ni siquiera lo están las protestas en las calles de los estudiantes y profesores. Me llama la atención que cuando piden más presupuesto, lo quieren para lo mismo, como si quienes protestan no tuvieran una opción alternativa sobre lo que podría ser la educación”.

La mente patriarcal es responsable de la inequidad, de guerras, de injusticias, de genocidios

Para Claudio Naranjo, “el fin de la educación es conseguir que las personas lleguemos a ser lo que somos, pero la concepción educativa y el hacer de la educación se empeñan en perpetuar una manera de ser. A esto se le llama socialización, y cuando la educación asumió que este era su objetivo se alejó de su sentido más noble y puro: ser lo que somos y hemos venido a ser. Impera la mente patriarcal, que implica el hiperdesarrollo de la razón, por lo que la educación prioriza al homo sapiens por encima de una concepción del ser humano íntegro. El mal raíz de la sociedad es la estructura patriarcal, que no es el dominio de los hombres sobre las mujeres, lo cual puede ser un caso de injusticia específico, sino el tipo de mentalidad que esto conlleva, la tiranía de una tercera parte de nuestra mente (lo racional) sobre las otras dos (lo instintivo y lo emocional)”.

En su último libro, La mente patriarcal, Naranjo subraya que ésta no sólo ha traído consigo los valores que asociamos con la idea de civilización, sino también la innegable barbarie que ha acompañado el curso de la historia. La desequilibrada exaltación de características masculinas como la competitividad, la agresión y el predominio del intelecto sobre la afectividad solidaria, amenaza hoy con destruirnos. “La mente patriarcal es responsable de la inequidad, de guerras, de injusticias, de genocidios. El modelo educativo imperante la transmite automáticamente, sin ninguna reflexión. Tenemos una educación tiránica, portadora de una mente patriarcal que se comporta como si no le interesara el cambio. Una educación amenazante empeñada en las notas para pasar exámenes y en aprender a hacer las cosas por un interés. Una educación que no educa. ¡Cómo va a haber desarrollo humano si se educa en el nihilismo, el egoísmo malsano y en buscar sólo mis ventajas!”.

"Necesitamos educar en el encuentro con el otro"

“La educación apuesta por lo conocido. No apuesta por la evolución, no facilita que cada ser humano sea lo que nació para ser en su totalidad. Mientras que todos somos llamados a ser íntegros en un sentido pleno, la educación se ha convertido en un obstáculo para nuestro desarrollo”. La educación nos hace seres adaptados y aptos para sobrevivir, que no vivir, en una sociedad enferma, lo cual, como diría Krishnamurti, no es ningún signo de salud. La educación nos dice que hay que aceptar lo que se nos pone por delante y que si eres un buen chico llegarás arriba. La educación se convierte en la herramienta perfecta para convertirnos en factores de producción idiotizados y perfectamente adaptables a lo que el sistema quiera, sin embargo, “no existe la idea de adaptarnos a nuestra propia naturaleza”. “Uno de los objetivos de la educación debería ser desarrollar la empatía y el amor al prójimo, lo cual pasa por el autoconocimiento, porque para llegar al otro antes he de llegar a mí mismo. La empatía significa resonar con los valores de otro, es un amor que nos lleva al aprendizaje. Necesitamos educar en el encuentro con el otro, donde hay un tú y un yo y donde reside el misterio del uno más uno igual a infinito. Porque implicarnos con el otro nos hace evolucionar. Pero esto no se hace, la educación se queda en el academicismo y en el dogma”.

El estado de la educación marca el estado del mundo

“Una plaga transmitida y muy extendida es la criminalización de los deseos y de la espontaneidad”. En Sanar la civilización, Claudio Naranjo afirma que la infelicidad de nuestra condición está estrechamente relacionada con la infravaloración y represión de la vida instintiva. Habla de una antropología trinitaria o de seres ‘tricerebrados’: cabeza, corazón y vientre, que se corresponden con intelecto, emoción y acción. “La parte del vientre contiene la naturaleza propiamente animal, la vida instintiva. Binswanger, discípulo de Heidegger, dijo a Freud que su forma de psicoanalizar implicaba que los seres humanos eran animales. Freud contestó afirmando que lo que pretendía demostrar era que somos también animales. Durante mucho tiempo la gente ha hablado de sí misma como si ya no fuera animal. Hablaba de principios, de ideales, de deberes... sin tomar en cuenta lo instintivo. "Me ha interesado mucho la autodomesticación, por no utilizar la palabra castración que es más dura. Somos una especie ‘autocastrante’ que desde la crianza y durante todo el proceso educativo exige ser bueno, ser así o ser asá. Nos guiamos desde el deber, desde el superego. Tal y como en el mundo civilizado hay un sistema represivo, hemos creado un sistema policial interior y no consideramos que la vida pueda funcionar de otra manera. No creemos en absoluto en la permisividad, en el espíritu dionisíaco".

Conocemos modelos alternativos, como la educación en casa (adoptado del homeschooling anglosajón) y otros que proponen una educación menos academicista, más integral, y que contemplan un ser humano más completo. “Hoy día hay más que suficiente riqueza de medios para un muchacho que quiera educarse fuera del sistema tradicional. En algunos barrios, los vecinos han creado centros de aprendizaje a los que no llaman escuelas, donde hay lugar para practicar deportes, espacios sociales, salas de computación, etc. y los chicos están bastante felices. Los niños de ahora son más conscientes, más sensibles que los adultos y que los niños de generaciones anteriores, y por ello sufren más y se resisten (enfermedades, TDA y TDH, fracaso escolar) a la escuela de la desconexión. Pero la solución no consiste en esos pocos centros, en esos islotes excepcionales. El estado de la educación marca el estado del mundo. Por ello, yo no estoy interesado en resolver la crisis de la educación sino en salir del entuerto en el que estamos, y eso sólo puede resolverlo un cambio de conciencia. Hay un ‘sálvese quien pueda’ flotando en el ambiente y por eso es necesario inyectar otra conciencia. De esto se puede y se debe ocupar la educación”. Quizás esta nueva educación deba seguir un modelo tan antiguo y tan alineado con el desarrollo del potencial humano, como el que propone Lao Tse en el poema LXV del Tao Te King:

Los antiguos Maestros
no intentaban educar a la gente,
sino que, suavemente, enseñaban a no saber.

Las personas son difíciles de guiar
cuando creen que saben las respuestas.
Cuando saben que no saben,
encuentran su propio camino.

Cierra Claudio Naranjo su libro La mente patriarcal despidiéndose “con algo de vértigo pero también con una esperanza apocalíptica”. Nuestra civilización se cae por sí misma. “Creo que el hundimiento es nuestra esperanza. Vamos en el barco patriarcal con nuestra parte instintiva eclipsada e implícitamente criminalizada. Parece obvio pensar que buscamos la felicidad pero lo hacemos por mal camino y tal vez nos engañemos y queramos otra cosa, quizás la comodidad. Hay muchas cosas a las que llamamos felicidad pero no tenemos ni la más mínima idea de lo que es la plenitud. El amor lo tenemos muy idealizado, pero no es una prioridad. No educamos para el amor. No se puede usar la palabra amor ni en el mundo académico, ni en el mundo burocrático, ni en los negocios. Está fuera del vocabulario. Se considera algo sentimental o un residuo de una religiosidad arcaica”.

Explotamos de modo insaciable el planeta en que vivimos mientras quedamos subyugados a un sistema económico que sirve a las hoy todopoderosas finanzas. Mientras este orden no se revierta, y la humanidad decida cuidar del planeta que la sostiene, poniendo a trabajar para ella a la economía y a las finanzas, seguiremos caminando hacia el abismo. “Vamos de mal en peor, la crisis de las finanzas es una capa de la cebolla, y debajo están la crisis económica, la crisis psicológica generalizada, la crisis alimenticia y el hecho de no tener una economía sostenible. Devoramos el medio ambiente del cual dependemos estrechamente, y el calentamiento de la tierra provocará que el nivel de los mares suba e inunde ciudades costeras”.

Este cúmulo de factores nos lleva “hacia algo similar a una muerte colectiva. A escala individual hay algo que se ha conocido a través de los tiempos como un proceso de muerte y renacimiento del que hablan todas las culturas y que se refleja en la mitología. La gran transformación de la mente se personifica en los héroes y en los grandes fundadores de las religiones: Osiris hizo esa muerte y resurrección, al igual que Cristo y Quetzalcoatl. Los cuentos de hadas también narran con frecuencia la vida de ese héroe que atraviesa una especie de muerte, que pasa a otro mundo y vuelve. Puede ocurrir que se dé ahora a nivel grupal, de modo que nuestra civilización sea la primera de la historia en hacer esa transformación”.

El hombre se ha desconectado de su fe en las percepciones


En este escenario es prácticamente imposible que los seres humanos podamos satisfacer nuestra vocación de autorrealización, lo cual provoca infelicidad manifestada en patologías diversas, cada vez más graves y generalizadas. “Estamos desconectados de nuestro ser pues somos esclavos de trabajos alienantes que necesitamos para cubrir necesidades espurias y superfluas, cuando no para un enriquecimiento excesivo, en algunos casos obsceno. Para conectar con nuestra esencia se necesita tiempo, más calma, un ambiente más relajado, tomar conciencia de la existencia. Pero el hombre busca las experiencias estéticas como un sustituto del experimentar el sentido de la vida. Se ha desconectado de su fe (entendida como la entrega a lo que venga) en las percepciones, en las intuiciones, en definitiva, en todo lo que alimenta las verdades no científicas, las que perduran en el tiempo más que las científicas”.

Cada vez son más numerosos los ejecutivos de grandes empresas que entran en crisis personales

Seguramente la transformación que nos llevó al patriarcado no estuvo exenta de buenas razones. La leyenda universal de la caída del paraíso refleja que una sociedad mejor, más paritaria, con hombres más felices, pudo existir en un tiempo remoto. Pero Claudio Naranjo no cree que la estructura matriarcal previa fuese mejor. “Criticar el patriarcado desde el punto de vista feminista no conduce a nada. Tuvimos la revolución patriarcal, porque la anterior sociedad era hiperestable, demasiado tradicionalista, y creó una dictadura de grupo. La tribalidad no es la solución. Hay gobiernos centrales y hay gobiernos tribales donde el individuo es aplastado por la masa. Hay tiranías centrales y tiranías de masa, y ninguna de ellas es buena. Necesitamos una heterarquía, no una jerarquía sin equilibrio entre los distintos factores que la componen. En cierta medida ese era el modelo republicano, donde encontramos la idea de un ejecutivo y un parlamento, pero lo que no funciona hoy es la representatividad. El pueblo no se siente representado ni en el uno ni en el otro, porque son los partidos políticos los que manejan todo”.

En esta sociedad represiva y policial los hechos demuestran que ‘los malos’ siempre triunfan. ¿Quiénes son los que están en la cúspide de todo? Son los malos que pretendíamos evitar. “Antes los malos eran los que manejaban el tráfico sexual, las drogas, etc. Ahora está claro que los verdaderos malos son los que pecan de crímenes económicos y no a los que ellos meten en la cárcel”. Los potentados, los plutócratas que dominan las finanzas mundiales están en la cima de lo que Claudio Naranjo ha denominado ‘el imperio comercial global pseudodemocrático’ (“¿cuánta libertad, me pregunto, tienen los gobiernos modernos en el actual imperio global de los negocios y las grandes empresas?”) y actúan en clara connivencia con los políticos. Ellos deciden que la prioridad del mundo sea cubrir las pérdidas de los bancos, rescatarlos. Todo está sostenido por un sistema educativo que fomenta creencias muy determinadas. Sin embargo, también nos habla, quizás algo confiado, de la posibilidad de apelar a la bondad de los más poderosos cuando se refiere a la esperanza de que sean ellos quienes vean la oportunidad de una transformación. “Sí, es una apuesta muy optimista la de esperar que los caníbales se conviertan en nuestros salvadores”.

Cambiar la empresa para cambiar el mundo

Es cierto que cada vez son más numerosos los ejecutivos de grandes empresas, en particular las financieras, que entran en crisis personales pues acaban no viendo ningún sentido a todo esto. Pero estamos muy lejos de llegar a la masa crítica que provoque una gran transformación de un sistema que aplasta la parte más humana del individuo y que además se apropia de todo, de la cultura, de la contracultura y de la crisis psicológica (con la venta de antidepresivos y con la creación de una ‘felicidad suave o inmadura’ en forma de la llamada ‘autoayuda’). “Hasta ahora me he resistido a trabajar con empresas, pero ahora he pensado que tal vez tengo la suficiente fuerza como para probar. Nunca me he sentido con fuerza para trabajar con gente que viene con motivaciones espurias. Si vienen buscadores, me escuchan, y su propia sinceridad en la búsqueda hace que aprovechen lo que tengo para dar. Si se lo doy al mundo del dinero, éste todo lo convierte en un motivo de hacer dinero. ¿Podré trabajar con libertad o se me controlará el trabajo? ¿Habrá gente que me ponga límites? No soy un iluso pero quiero abrirme a esa posibilidad, y por ello ha nacido el SAT para empresas, considerando que así como los psicoterapeutas y educadores se han beneficiado de este programa, lo mismo puede ocurrir con el mundo empresarial. Llamé a uno de mis libros Cambiar la educación para cambiar el mundo, y también se puede decir Cambiar la empresa para cambiar el mundo”.

La conformidad tiene mayor magnetismo cuanto más se sube en la escala social y más poder se tiene

No parece una mala idea trabajar para que los que manejan el dinero tengan más luz, se humanicen. “Uno querría maldecirlos pero tras reflexionar nos damos cuenta de que lo que más nos convendría es que vean la luz. Tenía un tío en Chile que era agnóstico y un día me dijo: ¿No te parece Claudio que debemos rezar para que los que mandan se iluminen, pues si no desearíamos ver cómo se fríen en aceite? Sería muy conveniente para todos que los que mandan tuvieran sabiduría y amor. La transformación de las personas dentro de las empresas puede ayudar a que la empresa misma se vaya humanizando. Por otro lado, el empresario debe atender esta necesidad, pues el cambio, le guste o no, se irá produciendo y si no lo hace acabará perdiendo a personas valiosas”.

La oligarquía es una mafia y la conformidad le da una conciencia limpia

El doctor Naranjo es consciente de la dificultad de su tarea, ya que quienes dominan el mundo no hacen precisamente gala de su humanidad. Interesado en el estudio de los más poderosos, hace años tuvo la oportunidad de conocer a uno de los protagonistas del caso de los Papeles del Pentágono (Pentagon Papers).“La más mínima amenaza podía desencadenar una gran ofensiva que provocaría una hecatombe sin precedentes. Allí estaba el mal, representado por un botón. Él no podía entender que fueran sus amigos, personas con las que tomaba el té, con las que se reunía a conversar, a las que consideraba iguales y respetaba, los que habían llegado a una resolución tan peligrosa. Hasta el día de hoy no entiende cómo es posible que personas aparentemente tan decentes pudieran colaborar en una cosa tan monstruosa. Yo pienso que es el fenómeno de la conformidad: mientras más subes en la escala social, más estatus, más poder y consideración, mayor magnetismo tiene. Es una fuerza más potente que la familia, que tus raíces, y que te arrasa el pensamiento. La oligarquía en este momento es una mafia y la conformidad le procura una conciencia limpia. Cada uno se siente muy bueno porque está haciendo lo mismo que los demás”.

Entre risas, con la ironía y el sentido del humor que caracteriza a las personas con una gran sabiduría, Claudio Naranjo lanza un reto para todos los que ocupan puestos de gran poder: “Yo les propongo hablar de su inmortalidad, la que les dará el ser salvadores del mundo. Existirán para siempre en el recuerdo y en la gratitud de todos los seres humanos. Esa inmortalidad se les puede conceder. La otra, la física, es muy dudoso que puedan conseguirla”. A todos los demás que quieran escucharle, nos anima a adentrarnos en lo desconocido, a osar el cambio. Para ello nos deja la cita con la que cierra Sanar la civilización, y que extrae de la que se considera la narración escrita más antigua de la historia, La epopeya de Gilgamesh: ‘Hombres de Shurrupak, desmantelad vuestras casas y construid un barco. Abandonad vuestras posesiones y las cosas bellas a las que estáis apegados, y salvad, más bien, vuestras vidas’. No lo tomemos como una huida pues, como ya advirtió Ezra Pound, en un mundo de forajidos, el que toma el sentido contrario parece que huye.






Elvira Jauregizuria


www.sendabide.com
Contacto: info@sendabide.com

PDF GUÍA DE RECURSOS PARA CENTROS EDUCATIVOS


CIBERBULLYING
GUÍA DE RECURSOS PARA CENTROS EDUCATIVOS EN CASOS DE CIBERACOSO
La intervención en los centros educativos:
Materiales para Equipos Directivos y acción tutorial


El Defensor del Menor ha hecho pública una guía contra el ciberbullying, especialmente dirigida a los profesionales del ámbito de la educación. A través de esta herramienta, elaborada por psicólogos, juristas y representantes de la comunidad educativa, se pretende ofrecer estrategias para detectar, analizar e intervenir en los posibles casos de ciberacoso dentro del
contexto escolar.
Este tipo de acoso puede ser tan perjudicial o peor que una agresión física en el colegio, llegando incluso en algunos casos a precipitar su suicidio.

El documento, que lleva por título Ciberbullying: guía de recursos para centros educativos en casos de ciberacoso, incluye un capítulo introductorio, donde se profundiza en el concepto de ciberbullying y se describen los elementos que configuran el fenómeno en sus diferentes
manifestaciones, así como se detallan los comportamientos más frecuentes vinculados a este problema. Además, se recogen las pautas que los responsables de los centros educativos (equipos directivos y tutores docentes) deben poner en marcha para prevenir y tratar un posible caso de ciberbullying.

Esta Guía está abierta a aportaciones y sugerencias de los docentes. Puedes remitir tus ideas o aquellos contenidos que entiendes pueden contribuir a hacerla más completa y mejorarla a la siguiente dirección: gabinete@defensordelmenor.org
PDF;
Elvira Jauregizuria

www.sendabide.com
Contacto: info@sendabide.com

EL VERDADERO ORIGEN DE LOS ÁRBOLES DE NAVIDAD


Foto Urgatzak

Aquí en donde vivo ahora, el día de Navidad se sale a pasear con la familia.
Me llamo Doro y ahora sí que tengo una familia con la que salir a pasear en Navidad.

Me aterrizaron aquí hace muchos días ya, meses, creo.

Sé que pasa el tiempo porque han ocurrido cosas increíbles.
Cuando llegué el suelo estaba cubierto de una alfombra verde, después se cubrió de otra alfombra crujiente marrón, de miles y miles de hojas. Hojas de haya dice mi padre.
Y hoy cuando hemos subido paseando al monte, yo cogido de una mano de mi padre y de la otra de mi madre, estaba todo cubierto de una alfombra blanca de polvo helado, llena de guiños de luz.

Le pregunté a mi madre quién acicala así el monte y me dijo que es cosa de Dios.

Ya me hablaron de Dios en la casa de niños huerfanos en la que viví pero nunca le vimos ninguno de nosotros.

Hoy cuando caminábamos por el monte entre los árboles unas extrañas luces nos han detenido.
Eran lucecitas de todos los colores como las del árbol de navidad de casa, bueno más pequeñas y destelleantes.

Mis padres se han quedado con la boca abierta y han dicho, ¡es imposible¡.
Nos hemos acercado y ¡sííííííí ¡, ¡un gran árbol desnudo estaba lleno de bombillitas de colores¡.

Mi padre ha dicho que era el efecto de la luz del sol a través del hielo derritiéndose en forma de gotitas de agua....pero yo sé que ha sido Él.
Ha sido Dios que ha encendido ese árbol para decirme que ahora somos familia, que tengo unos padres y que es verdad que por fin existe.


Elvira Jauregizuria Elordui






www.sendabide.com
Contacto: info@sendabide.com

Blog sobre postadopción:

Adopción familiar. Adopción internacional y nacional. Psicología. Terapia familiar y de pareja. Psicoterapia.



Bilbao