Conectar emocionalmente con los niños y niñas en adopción familar


Hay aun en nuestra sociedad una importante tendencia a la omisión de los procesos emocionales en los que están inmersos los niños adoptados.


Conectar emocionalmente con ellos es:

 Hacer un reconocimiento explícito de que están haciendo un esfuerzo especial de adaptación a nuevo entorno y una nueva vida.
 Debemos ir más allá de lo que nos muestren y en un principio nos expresen. Los niños no están en condiciones de describirnos qué pasa en su interior, somos los adultos quienes hagan el esfuerzo de entenderlos.
 Las emociones de tristeza, pena, miedo, desconcierto, rabia, inseguridad, impotencia; son sentimientos que están presentes en gran parte del proceso de adaptación a la adopción.
 La adopción es dar al niño la oportunidad de vivir en familia y es uno de sus derechos. Pero el niño no elige esa situación vital sino que se ve arrastrado a ella.
 El niño tiene una historia previa que a su llegada está sin elaborar. La despedida con su pasado está sin elaborar y para ellos es como otro corte en el transcurso de su vida.
Poruqe ya tiene un camino recorrido antes de su llegada a la familia adoptiva. Lleva consigo una historia llena de vivencias de deprivación generalmente desde su nacimiento.
Cuando los padres adoptan deben hacerlo también con toda su historia previa.

A su llegada el niño tiene incorporados unos modelos relacionales y de trato, que en el momento de ser adoptado, trasladará a sus nuevos entornos, porque esa es la única manera que conoce para relacionarse con el mundo.

Desconoce cómo son sus padres adoptivos, pero tiene ya unas experiencias no siempre positivas de lo que puede esperar de los adultos.

Ponerse en su lugar ayudara comprender qué le ha faltado y nos acerca a sus verdaderas necesidades,
Ha sufrido diferentes pérdidas de sus progenitores y los
Educadores o familia de acogida que durante ese tiempo lo cuidaron. Pérdidas que siente pero que no entiende.
También ha sufrido carencias afectivas, de atención y de desarrollo por vivir en una institución para menores que nunca llegan a colmar las necesidades básicas de los menores.

 Entonces es importante asumir que las separaciones siempre son dolorosas.
Y nunca son elegidas por los niños y niñas, porque un menor no está en condiciones de saber las repercusiones de que diga sí o no a unos nuevos padres.

 Los niños que son adoptados han sufrido al menos dos separaciones en sus vidas independientemente de cuál sea su edad.

 La primera: la separación de su familia biológica, como mínimo de su madre biológica.

El bebé conoce y reconoce el mundo primero a partir de sus percepciones sensoriales (el olor del cuerpo de la madre, el tacto de la piel, los sabores, los cambios de temperatura, etc.) El niño en adopción pierde el primer referente que le orienta y le hace sentir seguro: al perder a la madre biológica, se encuentra en un mundo nuevo que le da experiencias sensoriales distintas. Estro le hace sentirse perdido, desorientado y surge las primeras ansiedades por lo que es importante que sean contenidas para su futuro desarrollo.
La segunda la del Casa cuna o centro de acogimiento residencial y de sus figuras de referencia importantes, educadores, otros niños, etc. Con los que había empezado a establecer tal vez algún vínculo.
La adecuada contención y respuesta a estas ansiedades depende de las figuras sustitutivas que continúen cuidando de él, ya sea en el orfanato ya en una familia de acogida….

 El niño ha sufrido una separación esencial que tiene consecuencias importantes.
En consecuencia hablamos de un menor que ha sufrido pérdidas desde su nacimiento y que al ser adoptado, debe afrontar una nueva pérdida. No sabe qué va a ganar con la adopción, no sabe que necesita una familia porque NO SABE QUÉ ES UNA FAMILIA puesto que nunca la ha tenido. Esto lo irá descubriendo poco a poco, pero de entrada siente que pierde todo aquello que le daba seguridad, que le resultaba familiar y conocido y en el seno de lo que por tato sabía qué podía esperar. Para él todo será nuevo por eso en los primeros momentos de llegada a la familia adoptante es muy posible que se sienta muy inquieto, no puede dormir, le cuesta hacerse al lugar, la alimentación, los nuevos sabores…..

La severidad de esta perdida dependerá de la preparación de la persona y de su salud emocional, así como del soporte que reciba una vez se haya producido la perdida. Este es un proceso doloroso que viven los niños y los padres necesitan saber que es debido a esto.

 Los niños adoptados son niñ@s con vivencias especiales y por lo tanto tienen características y necesidades especiales.
 Es necesario hace más visibles esas necesidades.
 Los profesionales debemos poder aceptarlo, reconocerlo, y actuar en consecuencia.
 La llegada a una familia adoptiva es iniciar UN CAMINO DE REPARACIÓN del daño sufrido, no la solución automática de sus deprivaciones y separaciones previas.
padres y madres y los niños y niñas aportan sus miedos y su desconocimiento del otro. Aunque también sus ilusiones y sus temores, sus habilidades y sus dificultades…
 La llegada a un centro escolar es demasiado parecido para el niño al centro residencial u orfanato en el que vivía.
Aunque se les explique los niños necesitan tiempo para llegar a asimilar que
-que no es su nuevo hogar, que no se van a quedar a vivir allí.
-Que es un lugar donde aprender.
-Que sus padres van a volver a por ellos al finalizar las calases
-Que cada aula tiene una persona a su

El ingreso en la escuela es iniciar un camino de RE-PRESENTACIÓN de ese espacio. Los niños necesitan aprender que un centro escolar y un orfanato son cosas diferentes.

Necesitan saber qué pueden esperar de l@s tutores.

 Necesita ser tratado como alguien que está sufriendo gran inestabilidad. Aun no tiene una familia, está en proceso de sentir que la tiene. Tanto ellos comos los padres están haciendo la familia.

 Teniendo siempre en cuenta que mientras él no adopte a su nueva familia seguirá instalado en el apego inseguro.
 Primero necesitarán seguridad respecto a ese entorno antes de poder empezar a comportarse o aprender.

 Para ello necesitarán que los tutores transmitan que son agentes re-aseguradores respecto a ese entorno.

 mucha más atención tranquilizadora que otros.

 Respeto por sus su historia, sus circunstancias.

 Respeto cómplice hacia su vivencia no consciente de sentimiento de pérdida, de contexto físico, paisaje, hogar residencial compañeros, educadores, clima, sabores, olores, rasgos físicos, idioma. Han perdido toda la piel que les cubría por lo que por ahora solo es una promesa de nuevo abrigo y confort.

 Respeto hacia su derecho al secreto y la intimidad. Recordar siempre que debemos hacer el esfuerzo de no catalogar, el adoptado, la chinita, etc. Y reco

 Que el trato que les vais a dar es en consecuencia de todo esto que sabéis.

 Necesitan:
o Sentir que sabéis que han sufrido mucho aunque ellos aun no sean conscientes de esto.
o Que sabéis que están muy asustados y perdidos.
o Que son están en un momento de mucha fragilidad. Como caminando sobre una grieta entre el pasado y un futuro incierto. Como en aterrizaje forzoso de otro planeta y esto es Marte.
o Y que son más frágiles que otros niñ@s
o Una frase de apoyo a parte, es mucho.
o connotarles positivamente.







Elvira Jaureguizuria Elordui



www.sendabide.com
Contacto: info@sendabide.com

Blog sobre postadopción:

Adopción familiar. Adopción internacional y nacional. Psicología. Terapia familiar y de pareja. Psicoterapia.



Bilbao