PAUTAS ANTES DE IR EN BUSCA DEL NIÑO A SU PAÍS - LA PREADOPCION. Elvira Jauregizuria



1 - ANTES DE IR

La primera pauta consiste en que recopiles información para llevársela al niño o niña y para que así podáis ayudarle a ir construyéndose una idea del lugar al que va a venir en el viaje de regreso.

Debéis llevarle fotos de las cosas más importantes que podáis irle anticipando, es decir intentando colocaros desde su mirada; vuestra casa, desde fuera y desde dentro, fotos de las distintas habitaciones, de la entrada del portal, su habitación, fotografías del entorno, de la playa, del paisaje cercano, de su ciudad o pueblo. Y si tenéis mascota o animales, de ellos también.

Pero sobre todo llevarle fotos de las personas de vuestra familia y amigos más relevantes y con quienes vaya a estar en contacto frecuentemente, etc.

Si es que vais en una primera visita y por diferentes cuestiones debéis de dejarlo en el centro y regresar en un segundo viaje en su busca, dejarle algunas fotos para que sean un nexo de unión con vosotros.
Así lo que habrá medio entendido no le parecerá un sueño incierto y tendrá algo a lo que agarrarse.


2 – LA DESPEDIDA en su país de origen

Ayudarle a realizar algún tipo de despedida.

Necesita despedirse de la casa cuna o del centro de acogida residencial, del entorno natural o de su ciudad. De las personas que han sido más cercanas.

Es importante que os cercioréis de que las educadoras que han cuidado del menor se despidan también adecuadamente del niño o niña, así como de sus compañeros/as.

Lo más idóneo es establecer algún tipo de ritual de despedida, por ejemplo una pequeña fiesta. En este sentido si os permiten hacer aportaciones como llevar unos dulces o pastas, será estupendo.

Es importante que conozcas qué le han dicho y explicado al niño a vuestra llegada. Es decir, si lo han hecho y cómo le han explicado que va a ser adoptado por vosotros.

Muchas veces a los niños no se les ha preparado adecuadamente para la llegada de los padres y madres adoptantes.

Presentaros y decirle que sois sus nuevos padres.
Que va a pasar por un viaje largo con vosotros y después va a comenzar una convivencia con vosotros en otro lugar. Si no lo han hecho y tenéis la oportunidad de contar con algún traductor es necesario que se lo podáis transmitir también vosotros antes de irse del Centro.

Todo esto irá fomentando la confianza del niño o niña en vosotros.

Aunque sea muy pequeño y no manejéis el idioma, sabrá que hay un deseo de comunicación, de prepararle y cuidarle entre el trance de la despedida y la llegada a su nuevo hogar, ya que es un momento muy inquietante y muy excitante. Es por esto que suelen estar muy alterados a la llegada a su nuevo hogar.

El objetivo es que el niño o niña entienda que no va a volver allí al menos en mucho tiempo y así le damos la oportunidad de hacer algo relevante relacionado con su despedida.
Por ejemplo llevarse algún objeto; aunque sea una piedra, una hoja de un árbol del jardín o de un parque frecuentado por él o ella.
Se lo podéis sugerir e incluso coger vosotros pero con él presente.

Es importante que toméis todas las fotos posibles del entorno, del lugar donde ha vivido, de aquellos sitios que le han sido habituales.
Su habitación, compañeros más queridos.
Los lugares que compartisteis por primera vez .

Si tiene algún objeto especial sería importante que se lo pueda traer. Preguntarle si hay algo que quisiera traerse.

Todo estos objetos y fotos le servirán como un hilo que dará sentido y continuidad en La historia de vida al niño y evitará que la sienta con rupturas radicales.

Es importante que las conservéis en su “Baúl de vida”.


3 – A LA LLEGADA a su nuevo hogar aquí.

Al mismo tiempo todos los recuerdos y fotos que puedas recopilar de vuestro encuentro representa el inicio de vuestra historia juntos.

Sería como su nacimiento con vosotros. Podéis comenzar a formar ya “El baúl de vida”

Podéis comenzarlo cuando lleguéis buscando junto a él o ella una caja especial en la que guardar sus cosas, donde ponga su nombre, y donde estén todas las cosas traídas de su país, recuerdos del viaje, fotos y también vídeos que le grabasteis. Un álbum fotográfico donde vayáis colocando juntos sus fotos.

Debe ser una caja que esté siempre muy accesible para el niño o niña y que pueda jugar, abrir y revisar siempre que le apetezca.

A partir de su llegada aquí se trataría de que esa caja o baúl se siga llenando de objetos que consideréis relevantes para el niño y vosotros.

También es interesante que vosotros tengáis vuestra propia caja (diferente de la del niño) con los objetos relacionados con la adopción, fotografías. Muchas veces tendéis a mezclar vuestros objetos y recuerdos con los de vuestros hijos e hijas adoptados. Ç


Habitualmente a la llegada del niño los familiares y amistades suelen mostrarse muy deseosos e impacientes por conocerle. Pero es importantísimo que os hagáis una programación. De manera que esas visitas puedan ser graduales. De forma que planifiques los primeros contactos con las personas más relevantes.

Ya cuando estéis aquí en la llegada antes de que vaya a tener un contacto con un familiar enseñarle la foto y decirle que va a ver a esa persona. Aunque a veces os aparezca que por la diferencia de idioma y por su corta edad no os entiende, lo cierto es que sí va a entender el sentido de lo que estáis haciendo y sobre todo va a empezar a crear una relación de confianza de él hacia vosotros como figuras aseguradoras, e verdadero apoyo.

Los primeros encuentros es mejor que sean cortos y que os toméis todo el tiempo que necesites para sentir que vais mínimamente tranquilos a esas visitas, aquí os ayudará ir viendo a cada presentación cómo va reaccionando en ese momento y después cuando estéis en casa solos. Si hace preguntas, si está muy despistado…muy nervioso…

Son muchas novedades y necesitará tiempo para ir asimilando tanto revuelo emocional.

Tened en cuenta también que para los niños es muy importante el entorno físico. Y necesitará tiempo para asimilar su nueva casa, su habitación, el baño y algo tan sencillo como la nevera de la cocina puede ser una maravillosa y sorprendente novedad en su vida.
Por ejemplo el entorno del paisaje de aquí que le puede hacer muy impresionante en comparación al que tuvo allí.

El día que vayáis al mar ten en cuenta que será un día muy especial para él. Todo esto del espacio físico para el niño se va a convertir en el nuevo escenario de su vida y por eso tiene tanta importancia.

Por ello a la llegada a casa permitiros tiempo para que vaya curioseando y explorado.

Esto aplicarlo también a cada excursión al exterior de la casa. Así, si os tomáis suficiente tiempo para cada experiencia de exploración, para cada visita, todo esto no se convertirá en una vorágine de experiencias, ni para é ni par vosotros tampoco.

Y además de todo esto dejaros llevar por vuestra intuición, intentar disfrutar de estos comienzos de la relación, y cuando os sintáis muy emocionados o asustados o inseguros, pensad que el niño o niña seguramente estará sintiendo algo muy similar pero aun más intenso.


Porque todo esto que vais a ir experimentando en realidad os une.

Elvira Jauregizuria Elordui

www.sendabide.com
Contacto: info@sendabide.com

UN LIBRO PARA TRABAJAR LA PREVENCIÓN DE LOS ABUSOS A MENORES TAMBIÉN DESDE LOS CENTROS ESCOLARES

Ilustraciones por cortesía de Martina Vanda


¡ESTELA, GRITA MUY FUERTE!
Autora: Isabel Olid
Ilustraciones: Martina Vanda
Páginas: 24 pp.
noviembre de 2008

A partir de 6 años


Es un cuento bellísimo y valiente.
Una historia conmovedora donde Estela, una niña tímida y amorosa, transforma
su carácter a partir del truco que le ha enseñado Conchita, su maestra:
«cuando alguien quiera hacerte daño, Estela, ¡grita muy fuerte!».
Y gracias a ese fantástico consejo, Estela obtiene la valentía para afrontar a su
tío Anselmo, quien le hace cosas que a ella no le gustan nada.


El libro está pensado como una herramienta que ayude a motivar a los niños a decir "no" y a denunciar a todo aquel que pretenda hacerles daño.
Su autora subraya la importancia de ayudar a los niños a imponerse ante el adulto abusador y a lanzar un gran grito cuando son objetos de abusos.

Existen recursos para ayudar a los adultos a recuperarse de estos abusos pero no para prevenirlos y ayudar a los niños. Y es un error porque estas agresiones están más extendidas de lo que nos pensamos.

Un 23% de las mujeres y un 15% de los hombres han sido objeto de algún tipo de abuso sexual durante su infancia, según los estudios realizados en España y que se expusieron en la presentación de un manifiesto para alertar sobre el alcance de estas agresiones, que muchas veces tienen lugar en el entorno familiar.

Cerca de 400 intelectuales, escritores y actores han suscrito ya el Manifiesto Contra el Silencio sobre el abuso sexual infantil, en el que reclaman políticas de prevención de este tipo de agresiones que sufren millones de niños en todo el mundo.

El manifiesto exige a todos los Estados que impulsen políticas educativas para proteger los derechos de los niños .

Los firmantes hacen también un llamamiento para que todas las personas que conozcan casos de abusos sexuales a menores los denuncien y para que cualquier pederasta se rechazado "y se le
denuncie enfáticamente".



Elvira Jaureguizuria Elorduy

LA INFERTILIDAD Y LA PSICOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN: UN NUEVO ÁMBITO DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA




La infertilidad es considerada por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad crónica.

Sin embargo, posee unas características que, a nuestro parecer, la diferencia del resto de padecimientos físicos: no afecta a la funcionalidad de ningún órgano y, por tanto, no impone limitaciones físicas a quienes la sufren, no hay sintomatología ni dolor asociada a la misma, no existe una amenaza real a la propia vida, y las mujeres y parejas pueden elegir libremente someterse o no a tratamiento ya que su evolución no supone peligro alguno para la supervivencia.

Pero la realidad clínica nos demuestra que, a pesar de todo esto, las personas con problemas de infertilidad, pueden presentar reacciones emocionales graves.

Es cierto que no se puede hacer generalizaciones simplistas, ya que los sujetos con problemas de infertilidad no constituyen un grupo homogéneo, por lo que son diversas las variables personales y médicas que inciden en el impacto y las consecuencias de la infertilidad.

Destacan en este sentido, variables sociodemográficas y médicas. Entre las primeras, requieren especial importancia el género (las mujeres presentan más dificultades), la edad (mayor estrés a mayor edad) y la presencia de otros hijos (que amortiguan las reacciones emocionales). Entre los factores médicos, encontramos el tipo de infertilidad, que se convierte en un modulador del impacto emocional, el tiempo que la pareja lleva implicada en el proceso de diagnóstico y tratamiento o el número de ciclos fallidos (estrechamente relacionados con los niveles de frustración y tensión así como con la modificación de los recursos adaptativos).


Es numerosa la bibliografía que a nivel internacional se centra en el estudio de las repercusiones, la evaluación y la intervención psicológica en los problemas de infertilidad.

Los resultados de las investigaciones (a lo largo de las cuales se han entrevistado y atendido a casi un millar de parejas) constituyen un fiel reflejo de la problemática de las parejas con problemas de infertilidad en nuestro medio cultural y en nuestro sistema de salud. Por ello, expondremos muy resumidamente algunos de los datos y los conocimientos que estos años de investigación nos han proporcionado:


1. La infertilidad está considerada como un acontecimiento vital estresante y uno de los factores que mayor estrés genera es el tiempo.

La fertilidad de la mujer es inversamente proporcional a su edad. Una vez superados los treinta años, muchos ginecólogos consideran que la mujer es una "madre añosa".

El tiempo también juega en contra a la hora de decidir tener un hijo. Cada vez es más frecuente que la pareja postergue la paternidad y la maternidad hasta tener una cierta estabilidad laboral y económica. Y así se llega casi a los treinta años.
La edad, clara manifestación del paso del tiempo, puede llegar a ser motivo de que una pareja, o mejor dicho, una mujer no llegue a recibir tratamiento en el sistema público de salud.

Por no hablar de la vivencia subjetiva del tiempo, que se distorsiona notablemente cuando el deseo es tan creciente e intenso y los plazos tan largos (la espera para recibir tratamiento puede oscilar entre dos y tres años, según la ciudad o incluso el centro hospitalario; hay parejas que pueden llevar 6, 7, o 10 años sometidas a tratamiento de reproducción asistida sin haber conseguido "un niño en casa").


2. Existe un elevado nivel de desconocimiento, incluso entre la población afectada, sobre las técnicas de reproducción asistida tanto en lo que se refiere a su naturaleza, como a las diferentes técnicas existentes o a la tasa de éxitos y fracasos de cada una de ellas.

Este último aspecto intensifica las consecuencias emocionales de los tratamientos de infertilidad ya que genera unas elevadas e irreales expectativas de éxito.


3. Son diversas las áreas vitales sobre las que incide la infertilidad: social, laboral, familiar, actividades de ocio e incluso sobre las propias relaciones de pareja y sexuales.


4. Es elevado el porcentaje de parejas que presentan "desajuste emocional", término con el que hacemos referencia a las alteraciones que pueden presentarse a nivel emocional como consecuencia de afrontar un hecho estresante pero que no reúnen las características ni los criterios necesarios para poder ser consideradas trastornos psicopatológicos. El 60% de las mujeres atendidas, han manifestado que han sufrido estas alteraciones emocionales a lo largo del proceso de reproducción asistida.


5. Las reacciones y el estado emocional de las parejas con problemas de infertilidad no son estáticas, sino que van evolucionando y modificándose conforme se van sucediendo los ciclos de tratamiento.
Constituyen momentos especialmente conflictivos la inadecuada respuesta a los tratamientos farmacológicos, los ciclos fallidos o los abortos reiterados.


6. Es cierto que la infertilidad y su tratamiento, tiene consecuencias sobre distintas áreas vitales de quienes la padecen. Pero también existen parejas con adecuados niveles de adaptación al diagnóstico y a los tratamientos de reproducción asistida y que no presentan alteraciones de ningún tipo o que las afrontan exitosamente.



La práctica profesional e investigadora desarrollada en este ámbito, nos permite enfatizar la importancia y la necesidad de la intervención psicológica en este nuevo campo de la Psicología de la Salud y, por tanto, de la incorporación del psicólogo en las Unidades de Reproducción Asistida. No sólo porque quizá pueda llegar a aumentar el éxito de los tratamientos médicos sino por la propia calidad de vida de estas personas que sufren tanto o más que otros pacientes con enfermedades crónicas (Moreno Rosset, 2008).

Las autoras: Rosario Antequera Jurado, Cristina Jenaro Río, Carmen Moreno Rosset



http://www.sendabide.com/

Contacto: info@sendabide.com

LOS RECURSOS ADAPTATIVOS EN INFERTILIDAD



La infertilidad es una afección crónica que cada vez afecta a un mayor número de parejas.
En España, se estima que entre un 15% y un 18% de las parejas son infértiles incrementándose anualmente su incidencia.

A pesar de que cursa sin sintomatología física y que no causa limitaciones funcionales en quienes la padecen, los problemas para tener un hijo de forma natural generan notables alteraciones en distintas áreas vitales (reacciones emocionales intensas, problemas de pareja y en las relaciones sociales, descenso en la autoestima y el autoconcepto, modificaciones en los planes y las expectativas de vida, etc.)

Surge así, como un nuevo ámbito de aplicación de la Psicología de la Salud, la Psicología de la Reproducción (Antequera, Jenaro y Moreno-Rosset, 2008; Moreno-Rosset, Antequera, Jenaro y Gómez, 2009) centrada en el estudio y la profundización de los conocimientos sobre las características de las parejas infértiles, el impacto de la infertilidad y de las técnicas de reproducción asistida, las estrategias de adaptación y afrontamiento y las eficacias de las intervenciones psicológicas en este ámbito de aplicación.


Hasta el momento, se han desarrollado tanto en nuestro medio cultural como fuera de nuestras fronteras, cuestionarios destinados a la evaluación del estrés asociado a la infertilidad, las consecuencias emocionales, la adaptación, aspectos específicos como el locus de control para la infertilidad o instrumentos multidimensionales.


En general, tanto los objetivos de los estudios como de la mayor parte de los instrumentos creados, definen la infertilidad como un problema importante y enfatizan las repercusiones psicológicas negativas.

Utilizamos el término "desajuste emocional" para referirnos a las posibles alteraciones que pueden presentarse a nivel emocional, fruto de la necesidad de hacer frente a un hecho estresante, que no reúnen las características ni los criterios necesarios para poder ser considerados trastornos psicopatológicos. Por el contrario, este desajuste puede constituir la fase inicial de un proceso normal de adaptación.

Por su parte, con el término "recurso adaptativo" hacemos referencia al conjunto de disposiciones tanto internas y estables (como los rasgos de personalidad) como externas y modificables (como el apoyo social), que permiten afrontar con éxito las situaciones y mantener o recuperar, en las distintas áreas vitales, el nivel de funcionamiento previo a la aparición del acontecimiento estresante.





http://www.sendabide.com/

Contacto: info@sendabide.com

Blog sobre postadopción:

Adopción familiar. Adopción internacional y nacional. Psicología. Terapia familiar y de pareja. Psicoterapia.



Bilbao