Estrés infantil, síntomas y tratamiento

çdetodosloscolores
SENDABIDE

La imposibilidad de dar una respuesta adecuada a las exigencias cotidianas provoca en los niños una ansiedad desmesurada.
La razón es que en esta etapa de la vida este mal puede estar producido por cualquier situación que requiera una nueva adaptación o cambio, situaciones que a menudo causan ansiedad.

Estresores:
• Los exámenes,
• una agenda escolar repleta de actividades, deberes
• una agenda extraescolar agobiante
• la relación problemática con los compañeros
• el miedo a los exámenes y al suspenso
• problemas de adaptación
• pocos momentos de juego o recreo
• problemas familiares
• problemas de conducta
• conocer nuevos amigos

Todo esto puede provocar un exceso de ansiedad en los niños que les produce desde:

• dolor de cabeza o
• abdominal hasta
• un cambio de carácter o hábitos.

Un mal que, aunque no tiene posibilidad de prevención, puede llegar a controlarse con la ayuda de padres, maestros y especialistas.

El estrés infantil puede definirse como la falta de respuesta adecuada a las exigencias de la vida diaria.

El estrés está vinculado a cambios negativos, como el que puede producir la separación de los padres, la muerte de seres queridos, o alguna situación traumática”.
Las causas que provocan el estrés en la infancia son muchas y variadas, desde la separación o divorcio de los padres, la muerte de algún familiar o las actividades extraescolares, si son demasiadas.
Para los niños, “incluso situaciones que exigen cambios pequeños, como conocer nuevos amigos, pueden tener un enorme impacto en sus sentimientos de seguridad.

Aunque cierto nivel de estrés es útil – ya que sirve de motivación para afrontar los retos vitales- el exceso de ansiedad puede interferir de un modo excesivo en la vida, las actividades cotidianas e incluso la salud de quien lo padece.

La capacidad de respuesta ante una situación que provoca ansiedad depende, en gran medida, de la experiencia previa y de la educación recibida, que permiten a la mayoría de las personas responder de forma apropiada cuando las circunstancias lo exigen.

Pero no siempre se produce esta respuesta y es ese momento cuando aparece el estrés, que en la infancia se torna aún más grave que en los adultos.

En muchos pequeños aparecen dolores de cabeza, dolor abdominal, depresión, lloros por cualquier cosa, e incluso, irritabilidad. Su conducta en clase también cambiará, así como su rendimiento, que será más lento.

Los principales síntomas de estrés infantil pueden resumirse en los siguientes:
Síntomas físicos:
los más importantes son

  • dolor de cabeza,
  • molestia estomacal,
  • problemas para dormir, pesadillas,
  • una mayor tendencia a mojar la cama
  • o una clara disminución de apetito .


Síntomas emocionales :

  • Ansiedad,
  • preocupaciones,
  • incapacidad de relajarse,
  • miedo a la oscuridad,
  • a estar solo o a la muerte;
  • aferrarse al adulto,
  • rabia,
  • llanto o gimoteo,
  • incapacidad para controlar sus emociones,
    comportamiento agresivo,
  • regresión a comportamientos típicos de etapas anteriores del desarrollo,
    o ser reacio a participar en actividades familiares o escolares.(aislarse)


Los trastornos de ansiedad iniciados en la infancia o adolescencia . Los más importantes, como señalan ambas psicólogas, son:


Trastorno de evitación : El niño evita de manera excesiva el contacto con personas desconocidas, lo que interfiere en sus relaciones sociales. Se acompaña de una intensificación del contacto con personas conocidas (familia y amigos íntimos). Son niños inseguros, tímidos, y poco asertivos (no dicen lo que realmente piensan o sienten).


Trastorno por ansiedad excesiva : Es una preocupación injustificada provocada temor anticipatorio. Ocurre, por ejemplo, cuando el niño se preocupa angustiosamente por exámenes futuros, visitas al médico, cumplir con sus obligaciones, tener accidentes… Pueden aparecer trastornos del sueño y sensación de inquietud o tensión. Normalmente este trastorno se asocia a fobias específicas (fobia escolar, fobia social...)


Trastorno adaptativo : Es la dificultad de adaptarse a nuevas situaciones y suele llevar aparejado cambios de comportamiento. El niño cambia su pauta de actuación al producirse un cambio externo como la separación de los padres, un cambio de colegio, el traslado a un barrio diferente o incluso el cambio de actividad laboral de uno de los padres.


Trastorno por estrés postraumático : Es un trastorno debilitante que suele presentarse tras haber vivido un suceso aterrador, que hace que la persona tenga pensamientos y recuerdos persistentes y aterradores de la experiencia. En los niños generalmente se transforma en un trastorno crónico.


Trastorno de ansiedad de separación : El que siente el niño al separarse de una persona a la que está vinculado. Suele aparecer cuando el niño debe desplazarse (ir a una excursión, a jugar a casa de un amigo o al colegio), o cuando son los padres quienes se desplazan. El trastorno incluye ideas angustiosas, la sensación de que ocurrirá algo que impedirá volver a ver a los seres queridos.


¿Es posible prevenir la aparición de este trastorno en los niños?
El mejor modo de evitar su aparición es dar al niño una vida afectiva equilibrada . Además, es importante:


- que el niño tenga amigos
- y juegue,
- que se relacione
- y no pase el día ocupado en actividades extraescolares.
la prevención es difícil, e incluso existen muchos niños que presentan la sintomatología de estrés y no están diagnosticados ni tratados.


Lo habitual –incide la experta- es recurrir al psicólogo cuando ya hay un trastorno claro que produce problemas:


- al niño, y la familia
- y el entorno escolar.

Además, aclara que existen pruebas de diagnóstico de estrés infantil, aunque suelen realizarse cuando ya se sospecha su existencia, no de manera preventiva.


Una vez diagnosticado, ¿qué puede hacerse? Se proponen que el problema no sólo lo aborden el psicólogo y el niño, sino que participe toda la familia, ya que cuando las dificultades se presentan en la niñez “es necesario contar con los padres, tanto para entender lo que está viviendo y sufriendo su hijo, como para que puedan formar parte de la solución”.


La terapia de familia se combina con terapia individual con el niño o niña, en la que se da consejos a los padres de como tratar al hijo, de qué exigirle.

Asimismo, el psicólogo debe valorar el tipo de ansiedad y el grado de depresión que tiene el menor para poder actuar sobre los síntomas con diversas técnicas , que en este caso suelen ser:


TECNICAS USADAS POR EL PSICOLOGO PARA EL CONTROL DEL ESTRÉS
Relajación y Respiración
Autoinstrucciones
Es necesario llegar a la causa del estrés y evaluar de qué modo interpreta el niño los problemas para poder darle soluciones.
Trabajo de autoestima, que el niño se valore él mismo, lo que hace y sus relaciones.
Aumentando el refuerzo positivo, aquello que lo hace disfrutar de su entorno
El estrés infantil tiene solución y, tras el paso de los niños y de la familia por la consulta de un especialista, la evolución suele ser muy buena, y en pocas sesiones se consigue eliminar los síntomas y manejar las técnicas para prevenir el estrés.
¿ Cómo deben actuar los padres? ¿Y los niños ?
Los padres pueden ayudar a sus hijos a controlar el estrés de la siguiente manera :
Dando al niño un hogar seguro y pasando tiempo con él, ratos tranquilos y relajados.
Alentando al niño a hacer preguntas, así como a expresar sus inquietudes, preocupaciones y miedos.
Escuchando al niño sin criticarlo.
Construyendo los sentimientos de autoestima del menor, utilizando estímulos y afecto, y tratando de que se involucre en situaciones en las que pueda tener éxito.
Dialogando y conociendo qué situaciones estresan a su hijo.
Reconociendo los signos de estrés no resuelto en el niño.
Manteniendo al niño informado de los cambios que se van a producir en la familia, ya sean la llegada de otro hermano, un cambio de trabajo o un traslado de lugar de residencia.
Alentando al niño a hacer ejercicio.
Buscando ayuda o asesoramiento profesional cuando los signos no disminuyan ni desaparezcan normalmente.
Un niño puede controlar su estrés siguiendo estas pautas:
Hablando de sus problemas con sus padres, pero si no es posible, con alguien en quien pueda confiar.
Relajándose: Escuchando música suave, dándose un baño con agua caliente, cerrando los ojos y respirando profunda y lentamente. También puede tomarse un tiempo para estar solo. Además, puede dedicar tiempo a disfrutar de su actividad favorita: leer, pintar… juegos
Aumentar las actividades reforzantes: cosas que le gusta hacer.
Haciendo deporte
Fijándose expectativas realistas: realizar sus actividades lo mejor que pueda y recordar que nadie es perfecto y que no es posible hacerlo todo bien.
Aprendiendo a quererse y a respetarse a sí mismo
( Aumentar su autoestima) y respetar a los demás.
Teniendo una vida social y habilidades sociales con otros niños
Aprender a reestructurar sus pensamientos y acciones de una forma racional.
Aprender a controlar los síntomas, cuando empiezan.
Ver en el medio escolar un lugar donde relacionarse, aprender, crecer y compartir.

Blog sobre postadopción:

Adopción familiar. Adopción internacional y nacional. Psicología. Terapia familiar y de pareja. Psicoterapia.



Bilbao