Queremos dedicar ésta canción de J.M. Serrat a los niños y niñas rusos que viven en las calles


Hijo del cerro
presagio de mala muerte,
niño silvestre
que acechando la acera
viene y va.

Niño de nadie
que buscándose la vida,
desluce la avenida
y le da mala fama a la ciudad.


Recién nacido
con la inocencia amputada,
que en la manada
redíme su pecado de existir.
Niño sin niño
indefenso y asustado,
que aprende a fuerza de palos
como las bestias a sobrevivir.

Niño silvestre
lustrabotas y ratero
se vende a piezas o entero,
como onza de chocolate.


Ronda la calle
mientras el día la ronde,
que por las noches se escondepara que no lo maten.
Y si la suerte
por llamarle de algún modo,
ahuyenta al lobo,
y le alarga la vida un poco más.
Si el pegamento
no le pudre los pulmones,
si escapa de los matones,
si sobrevive al látigo,
quizás llegue hasta viejo
entre cárceles y fierros,
sembrando el cerro
de más niños silvestres,
al azar.

Y cualquier noche
en un trabajo de limpieza
le vuelen la cabeza
a alguno de ellos
sin pestañear.

NIÑO SILVESTRE
Juan Manuel Serrat

Blog sobre postadopción:

Adopción familiar. Adopción internacional y nacional. Psicología. Terapia familiar y de pareja. Psicoterapia.



Bilbao